Tombuktu Films

Carta de intención

Viaje a Tombuctú es una historia de amor y amistad que se da en una época de nuestra historia caracterizada por la violencia, la injusticia, la guerra fratricida. Es también una historia de viaje y emigración. Es una búsqueda de mejores lugares en los que se pueda ser y estar. Es la historia de muchos jóvenes que fueron adolescentes en el Perú en los años ochenta, aquella época cruenta marcada por los apagones, los atentados, los muertos y desaparecidos en manos del terrorismo y el Ejército, la crisis económica, el desánimo general, y la huida de gran parte de la población ante la imposibilidad de soportar más tiempo la inestabilidad y el miedo como algo cotidiano.

Tombuctú es aquel lugar desconocido y simbólico que Ana y Lucho, a modo de código secreto que tienen desde niños, quieren conocer algún día. Tombuctú está presente desde el momento en que empiezan a contar barcos en una playa de La Punta cuando niños, y se mantiene vivo como destino hasta que son adolescentes. Ana le llama Tombuctú al lugar al que va a emigrar, aunque nosotros sabemos que realmente se va a Europa. Tombuctú es el lugar donde se supone se puede ser feliz.

Algo importante en el enfoque de esta historia es que a pesar de que se cuenta una época convulsionada por la violencia, ésta está siempre sugerida de manera sutil, a modo de subtexto, como por ejemplo, a través de los dibujos de Ana y lo que filma en la cámara Súper 8 de su papá. La violencia nunca es explícita. Ésta, por lo tanto, no es una película bélica, ni violenta. Es una historia de amor en época de guerra. La violencia queda en manos de la reconstrucción que el espectador puede realizar en su imaginación.

Nosotros también fuimos adolescentes en los años ochenta en el Perú. La historia de estos adolescentes es la nuestra también. Esta ha sido la principal motivación al momento de escribir esta historia: dar cuenta de lo que nos sucedió cuando éramos jóvenes, de lo que le ocurrió a nuestras familias y a nuestro país.

Finalmente, hemos de decir que nosotros también fuimos de esos jóvenes que tuvimos que salir del país en búsqueda de mejores lugares en los que ser y estar, como tantos otros, que no pudieron hacerle frente a la época que les tocó vivir. Mostrar el fenómeno de emigración puede llevarnos a una segunda reflexión: por qué es necesario buscar el sueño fuera, cuando Tombuctú debería estar en nuestra tierra. Es tal vez necesario crear la ilusión en el lugar donde hemos nacido.

Rossana Díaz Costa
Guionista/ Directora

diseño web : Rogelio Estrella
Inicio | Rossana Diaz Costa | Largometraje Viaje a Tombuctú | Long-feature film Trip to Timbuktu | Banda Sonora | Links | Contacto